Carlota Federica de Mecklemburgo-Schwerin

En el mundo actual, Carlota Federica de Mecklemburgo-Schwerin es un tema que captura la atención y el interés de una gran cantidad de personas en todo el mundo. Ya sea por su relevancia histórica, su impacto en la sociedad contemporánea o su influencia en la cultura popular, Carlota Federica de Mecklemburgo-Schwerin se ha convertido en un tema de conversación recurrente en todas partes. Desde debates políticos hasta discusiones académicas, Carlota Federica de Mecklemburgo-Schwerin sigue siendo un tema candente que despierta emociones, opiniones y reflexiones en todas las esferas de la vida. Con una importancia que trasciende fronteras, Carlota Federica de Mecklemburgo-Schwerin continúa siendo un punto de interés para individuos de todas las edades y procedencias, consolidándose como un tema que no deja de generar interés y debate.

Carlota Federica de Mecklemburgo-Schwerin
Princesa heredera de Dinamarca y Noruega

Retrato por Carl Fredric von Breda (c. 1806).
Información personal
Otros títulos Duquesa de Mecklemburgo-Schwerin
Nacimiento 4 de diciembre de 1784
Palacio de Ludwigslust,
Ducado de Mecklemburgo-Schwerin
Fallecimiento 13 de julio de 1840 (55 años)
Roma, Bandera de Estados Pontificios Estados Pontificios
Sepultura Cementerio Teutónico (tumba vacía)
Religión Catolicismo
Luteranismo (hasta 1829)
Familia
Casa real Mecklemburgo
Padre Federico Francisco I de Mecklemburgo-Schwerin
Madre Luisa de Sajonia-Gotha-Altemburgo
Cónyuge Cristián VIII de Dinamarca (1806-1810)
Hijos Federico VII de Dinamarca

Carlota Federica de Mecklemburgo-Schwerin (en alemán, Charlotte Friederike zu Mecklenburg-Schwerin; Ludwigslust, 4 de diciembre de 1784​- Roma, 13 de julio de 1840) fue duquesa de Mecklemburgo-Schwerin por nacimiento, y princesa heredera de Dinamarca y Noruega por matrimonio.

Biografía

Era hija del duque Federico Francisco I de Mecklemburgo-Schwerin y de la princesa Luisa de Sajonia-Gotha-Altemburgo.

Contrajo nupcias el 21 de junio de 1806 con el entonces príncipe Cristián, heredero de Dinamarca y Noruega, convirtiéndose en princesa heredera. En 1808 tuvo al que sería el único hijo del rey, el príncipe Federico (futuro Federico VII de Dinamarca).

Mantuvo una escandalosa aventura amorosa con el cantante y compositor francés Édouard Du Puy, lo que le valió el divorcio del príncipe en 1810 y la prohibición de volver a ver a su hijo. Los siguientes años de su vida los pasó principalmente en un palacio en Horsens, en Jutlandia, donde sostuvo nuevas relaciones sentimentales con oficiales de la guarnición militar de la localidad.

En 1829 viajó a Italia, estableció definitivamente su domicilio en Roma y se convirtió a la fe católica.​ En esa ciudad murió en 1840.

Sepultura

Sus restos reposaron inicialmente en el Cementerio Teutónico, en la Ciudad del Vaticano.​ En 2019, tras la apertura de su tumba y la vecina tumba de la princesa Sofía de Hohenlohe-Waldenburg-Bartenstein (hija primogénita del príncipe Luis Carlos de Hohenlohe-Waldenburg-Bartenstein) en busca de los restos de Emanuela Orlandi, se descubre que ambas tumbas permanecen vacías.

Antepasados


Bibliografía

  • Bramsen, Bo, "Ferdinand og Caroline", Politikens Förlag, Köpenhamn 1969

Enlaces externos

Referencias

  1. Herzoglich-Mecklenburg-Schwerinscher Staats-Kalender: 1804 (en alemán). 1804. Consultado el 24 de mayo de 2019. 
  2. PERRONE, Juan (1854). El protestantismo y la Regla de Fe. Librería histórica de J. Subirana. Consultado el 24 de mayo de 2019. 
  3. Perrone, Giovanni (1854). Protestantesimo e la regola di fede (en italiano). Giacinto Marietti. Consultado el 24 de mayo de 2019. 
  4. «El Vaticano abre dos tumbas para tratar de resolver el misterio de Emanuela Orlandi». Libertad Digital. 10 de julio de 2019. Consultado el 10 de julio de 2019. 
  5. «Las tumbas en el Vaticano donde buscaban a Emanuela Orlandi están vacías». ELMUNDO. 11 de julio de 2019. Consultado el 11 de julio de 2019.